MOTOS CAPARROS

v7 ll Racer


Edición Limitada

Realizada en edición numerada como revela la chapa situada en la placa superior de dirección, la V7 II Racer confirma por equipamiento y dotaciones, lo que ya estaba presente en la anterior versión, cuando se introdujo el color negro en los flancos, los retrovisores, la abrazadera de soporte de los silenciadores y la protección de las estriberas contrastando con el superbrillante depósito cromado de 22 litros. Continúa apareciendo en las placas de la cúpula y colín el número “7” (que, en Moto Guzzi, era el del campeón del mundo 250 Enrico Lorenzetti), en color cromado.
También repite el asiento monoplaza (pero es posible pedir el asiento de dos plazas y las estriberas del pasajero) revestido de alcántara y escay del mismo color que la correa de cuero personalizada con el logotipo Moto Guzzi que campea en la parte trasera superior del depósito.
Y el espectacular chasis rojo inspirado en la primera serie de V7 Sport realizado en acero Cr-Mo, fruto de un espectacular tratamiento de recubrimiento que se extiende también a bujes, rueda y basculante, lo que resalta la pureza arquitectónica del chasis. También son rojas las palabras Moto Guzzi que ahora se ven en las ruedas, igual que en la última California Custom.

Y de estilo específico Moto Guzzi es también el colín y la cúpula cuya forma evoca, con el pequeño plexiglás que cubre la tabla portanúmero, el legendario frontal de Gambalunga, superdeportivo y combinado con el estilo de diseño del guardabarros delantero. Y én en el puente de mando, la novedad es el nuevo diseño, más ergonómico, de las palancas de freno y embrague, mientras que en el trasero destaca el grupo óptico de color negro, como en todas las V7 II.
Entre los elementos más distintivos de esta edición especial destaca el amplio uso del aluminio anodizado negro mate y perforado, una elaboración artesana de alta factura de ejecución que caracteriza los flancos laterales, las protecciones de los cuerpos de mariposa y las abrazaderas de soporte de los silenciadores.
Entre los elementos destacables no faltan las estriberas retrasadas regulables macizas, el perno de dirección más ligero y la protección de la placa de dirección realizada con doble anillo cromado, tan logrado que parece una decorativa joya.
Especialmente satisfactorio, y no solo desde el punto de vista estético sino también por el rendimiento dinámico, son los amortiguadores Bitubo WMY01 dotados de regulación de la precarga muelle, en extensión y compresión, gracias a un resorte con doce “clics”. Una moto para conducir solos, con mono negro, casco semi jet y guantes de piel con palma de tachuelas.

TOP